Staff
Grupo de Administradores de hell's Island. ¡No dudes en contactarnos si tienes alguna queja, duda o sugerencia!
Últimos temas
» Propuesta~
Vie Mar 21, 2014 4:24 am por Aure

» ...de este Foro
Jue Jun 13, 2013 11:32 pm por Aure

» Aleksei Kuznetsov
Mar Jun 11, 2013 10:41 pm por Aleksei

» Confiezaaaa~!
Sáb Sep 22, 2012 9:25 pm por Kio Kaidou

» 4to dia de trabajo (priv. Román/Rose)
Dom Feb 26, 2012 3:15 am por Rose Anderson

» Buscando un esclavo(libre-esclavo seme)
Dom Feb 12, 2012 12:46 am por Zafir

» LA TIENDA DE ROSE (Black Rose Dragon) -Colectivo/Libre-
Lun Ene 30, 2012 12:06 am por Rose Anderson

» ¿Quien? (privado silver)
Mar Ene 17, 2012 2:11 am por Kirai

» Reencuentro (privado Román/Rose)
Jue Ene 12, 2012 2:16 am por Román Cross Anderson

Foros hermanos.
Foros Afiliados
.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

PARA EL ROL
"Haber" es un verbo, "A ver" es mirar; "haver" no existe. "Hay" es haber, "Ahí" es un lugar, "Ay" es una exclamación; "ahy" no existe y "haiga" tampoco. "Haya" es haber, "Halla" es encontrar, "Allá" es un lugar, "Aya" es una niñera. "Iba" es de ir, "Iva" es un impuesto e "hiba" no existe. "Valla" es un cartel grande, "Vaya" es ir y "Baya" es un fruto. Espero que les sea de ayuda.
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 18 el Miér Nov 11, 2009 9:18 pm.

eh...pues...esto...esta e-es n-nuestra casa...*blush* (Kiunay )

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

eh...pues...esto...esta e-es n-nuestra casa...*blush* (Kiunay )

Mensaje por Salem el Jue Oct 29, 2009 4:19 pm

Había intentado darse toda la prisa que podía para llevar a Kiunay cuanto antes a su casa. Lo primordial era curarle, después ya vería que hacían. Salem vivía en un pequeño apartamento con una sola habitación, una pequeña pieza como sala principal que tenía incorporada la cocina, y el cuarto de baño. No era un hogar grande, y aunque cuando entro a vivir en el no estaba en las mejores condiciones, si que con el tiempo había logrado adecentarlo. Se lo alquilaba a su jefe, un niño rico y mimado que no tenía porque tener abierta la librería en la que Salem trabajaba, pero que lo hacia única y exclusivamente por demostrarles a sus padres que valía para algo más que para ''vago``. Salem nunca le había visto atender a un cliente, ni recoger un pedido, limpiar la tienda u organizar los libros. Casi todo lo referente al mantenimiento del local, y también del negocio, lo hacia Salem.

Abrió la puerta de su apartamento con las llaves que llevaba en el bolsillo del pantalón, y se aparto a un lado porque pensaba que sería más educado si dejaba a Kiunay pasar el primero.

-N-no te asustes si lo ves un poco desorganizado.... - bajo la cabeza avergonzado del desorden que iba a encontrar Kiunay, con montones de libros repartidos por aquí y por allá, ropa dejada en cualquier parte, y un montón de plantas creciendo salvajemente en macetas. A Salem le gustaban mucho, y siempre que podía traía una nueva a casa, la plantaba en una maceta, y la dejaba crecer a su libre albedrío.

-Estas en tu casa.
avatar
Salem

Cantidad de envíos : 29
Fecha de inscripción : 29/10/2009
Edad : 32

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: eh...pues...esto...esta e-es n-nuestra casa...*blush* (Kiunay )

Mensaje por Invitado el Jue Oct 29, 2009 4:20 pm

Si bien el camino hasta llegar allí había sido un poco tortuoso debido a su lamentable estado físico, en ningún momento abrió la boca para quejarse. Después de todo, en el pasado peores situaciones había vivido, y tampoco es que de por sí fuera demasiado quejoso o perfeccionista. A demás, no era de esas personas que le veían el lado malo a todo.

Al llegar y ver que Salem abría la puerta y se apartaba, entró tras soltarle la mano apenas mascullando un "permiso" mientras caminaba con lentitud. Al estar ya adentro ladeó un par de veces la cabeza, observando y examinando con la mirada todo a su al rededor. Pero lo que más le llamó la atención, y a lo que llevó inmediatamente su mirada, fueron los libros esparcidos por doquier.
No pudo evitar sonreír con cierto entusiasmo en los ojos, habiéndose detenido a unos pasos de la puerta.
-Ve-Veo que eres un gran lector.
Se atrevió a comentar por lo bajo, llevándose una mano a la nuca y posándola sobre ésta, aún moviendo la cola de aquí para allá.
Ese lugar se parecía bastante a su antiguo hogar, pues si bien no era excesivamente desordenado, a la hora de leer terminaba recostando en el suelo, en cualquier posición y rodeado por libros, ensimismado en cualquier texto en el cual estuviera concentrado.

Tas mirar por un rato más, virando los ojos de vez en cuando para observar más de la sala, se dio la media vuelta para mirar al pelinegro, con una sonrisa amable y sincera.
-Tu casa e...es muy bonita.
Susurró bajando un poco las orejas e inclinando un tanto la cabeza, con una expresión bastante alegre, pero aún así tímido y cordial.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: eh...pues...esto...esta e-es n-nuestra casa...*blush* (Kiunay )

Mensaje por Salem el Jue Oct 29, 2009 4:24 pm

-Ve-Veo que eres un gran lector.

Salem, que había tenido la cabeza gacha, la alzo repentinamente. Kiunay había tocado el tema que más le apasionaba del mundo entero, pero no dijo nada, simplemente se quedo observando al felino, viendo como parecía bastante cómodo de estar en su nueva casa. Su nueva casa.....caramba, en un corto espacio de tiempo había pasado de vivir completamente solo, ajeno al mundo exterior en muchos aspectos, a compartir su pequeña vivienda con Adrik, que últimamente venía muy poco ( comenzaba a sospechar de que le estaba ocultando algo ) y ahora con Kiunay. Cierto, tendría que hablarle a Kiunay de Adrik, y viceversa, no fuese que algún día Adrik viniese a casa mientras el no estaba, y se asustasen ambos de encontrarse con un completo desconocido vagando por la casa a sus anchas.

Estaba tan concentrado en como abordar el tema, y si sería posible hacer que ambos se conociesen en breve, que cuando Kiunay volvió a hablar, pego un respingo.

-Tu casa e...es muy bonita.

Salem se encogió de hombros, como restandole importancia al comentario, y se sonrojo vivamente ante las siguientes palabras que iba a pronunciar, mientras se concentraba en mirar la sonrisa del gato.

-No es solo m-mi casa.... - susurro – ahora es nuestra casa. T-tu también vivirás aquí.... - fue bajando cada vez más el tono de voz hasta convertirla en un débil susurro. Después, rojo como un farolillo, paso junto a Kiunay, cogiéndole de nuevo de la mano.

-Ven, vamos a curarte esas heridas – le dijo mientras le llevaba hasta su habitación, un dormitorio de tamaño mediano, bastante más ordenado que el resto de la casa, en el que cabía una cama, una mesilla de noche, y un armario empotrado. Sobre la mesilla, descansaba una pila de libros.

-Siéntate en la cama y quitate la camiseta, voy por el botiquín – y tan pronto lo dijo, salió con rapidez hacia el cuarto de baño, a buscar uno de los tres botiquines que siempre tenía por si acaso. Por si acaso se volvía a quemar con una sartén, o por si acaso volvía a clavarse una astilla, o....bueno, por suerte eran siempre minucias, pero aún así, siempre se hacia algo. Esperaba que lo que tuviese en casa, le bastase para curar en condiciones a Kiunay.
avatar
Salem

Cantidad de envíos : 29
Fecha de inscripción : 29/10/2009
Edad : 32

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: eh...pues...esto...esta e-es n-nuestra casa...*blush* (Kiunay )

Mensaje por Invitado el Jue Oct 29, 2009 4:26 pm

Aún observaba maravillado la cantidad de libros que lo rodeaban. Le entusiasmaba pensar que, quizás, cuando entrara en confianza con Salem podría pedirle prestados algunos con los cuales de seguro se mantendría gustoso y ocupado. De paso, quería averiguar sobre los gustos del moreno, ver qué tipo de textos gustaba de leer y demás... Le gustaba tomarse todo como una especie de aventura, esperando poder conocer cosas y lugares nuevos.

Una mezcla de sentimientos se aglomeraba en su pecho, que si bien no eran desagradables, lo ponían un tanto nervioso. Siempre había vivido con sus padres y, tal vez, hermanos, pero jamás se habría imaginado viviendo con una persona como Salem, y para más, siendo su esclavo. Claro, no creía que el híbrido fuese un psicópata azotador, pero eso no cambiaba demasiado la situación.
-Espero no ser... una molestia.
Apenas se dignó a musitar, siendo tomado una vez más de la mano.

Al entrar al dormitorio viró los ojos para dar una fugaz mirada bastante disimulada a la habitación en general, sin borrar aquella sonrisilla amable y amena. Se sentó al borde de la cama y, tal como le indicaba el moreno, se quitó la camiseta un tanto sonrojado, adolorido debido al roce de la tela con las heridas abiertas y sangrantes. Observó la misma por pocos segundos sosteniéndola entre las manos. Estaba razgada a causa de los azotes y tenía manchas extensas de sangre, provenientes de las heridas de su espalda, y no podía evitar hacer una que otra mueca de asco y dolor al saberse en ese estado. Pero bueno, tendría que aguantar un poco y simplemente esperar a sanar, como en muchas otras situaciones anteriores.

Se quedó esperando el regreso de Salem, con la cabeza gacha y la desgastada camiseta entre manos, suspirando de vez en cuando.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: eh...pues...esto...esta e-es n-nuestra casa...*blush* (Kiunay )

Mensaje por Salem el Jue Oct 29, 2009 4:27 pm

Estaba desorganizando todo el baño. Cada uno de los botiquines estaba incompleto, a este le faltaban las gasas, al otro las pinzas y el esparadrapo, y al otro el agua oxigenada y....oh....

Salem se dejo caer de rodillas y entonces lo recordó. ¿No le había curado Jacob el pie con ayuda de su saliva? Sí, lo había hecho. La había utilizado para cerrarle la herida en la que había tenido clavado un clavo cuando se callo de las escaleras.... Claro, ¿porque no se le había ocurrido antes? Era medio vampiro, quizás, si la genética estuviese de su parte, podría intentar utilizar su saliva para curar las heridas de Kiunay, pero antes....antes tenía que hacer un experimento.

Salió alborozado del cuarto de baño, llevando consigo el botiquín en las manos, y cuando estaba delante de la puerta, a punto de girar el pomo, el alborozo desapareció. Bajo la cabeza triste, con el pelo cayéndole sobre la cara, al darse cuenta de un pequeño, pero importante detalle. Si utilizaba su saliva para curar a Kiunay, tendría que hablarle de su condición de mestizo. Había estado intentando congraciarse con su parte vampira desde que había conocido a Jacob y este le había hablado de los vampiros y......bueno, en eso no tenía porque pensar ahora. Estaba algo menos peleado con su parte de bebedor de sangre, pero aún así.....aún así seguía enfadado y asustado..y..y..y...y bueno, un montón de cosas más. En realidad tenía miedo de que Kiunay se asustara o le mirara con mala cara si le decía que era mitad vampiro, pero si no le curaba.....entonces las heridas de Kiunay tardarían mucho en curarse, y podrían infectarse, o ponerse peor o.....

…..y entonces abrió la puerta. Kiunay estaba sentado sobre la cama, donde le había dejado, con su camiseta entre las manos, dando pequeños suspiros. Se veía un poco afligido, y claro, débil, y adolorido.... Salem saco fuerzas de flaqueza y entro en la habitación con el firme pensamiento de ''que sea lo que el destino quiera''.

-Ya estoy – anunció sin ninguna necesidad. Se sonrojo un poco por la semidesnudez de Kiunay, y para no incomodarle, ni sentirse el mismo incomodo, aparto la mirada, fijándola en el suelo. Se sentó junto al gato, y dejo el botiquín entre sus piernas. Se llevo dos dedos a la boca, los ensalivo y después los paso por la herida que tenía. Primero escoció levemente, pero después; la herida sano. Vaya.....sí que tenía aquella capacidad.

-Kiunay, hay algo que tengo que contarte....
avatar
Salem

Cantidad de envíos : 29
Fecha de inscripción : 29/10/2009
Edad : 32

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: eh...pues...esto...esta e-es n-nuestra casa...*blush* (Kiunay )

Mensaje por Invitado el Jue Oct 29, 2009 4:29 pm

Mientras observaba la camiseta ensangrentada, no podía evitar recordar muchas cosas, sentimientos y pensamientos que se aglomeraban en su mente produciendo une mezcla entre confución e inseguridad. No... más bien, lo correcto sería decir que no recordaba nada, no al menos antes del viaje en barco en el que le habían hecho todas esas heridas... y eso le producía dudas y no lo dejaba dejar de sentir presentimientos extraños, y un acongojo y angustia difíciles de explicar. ¿Cómo estarían sus padres... vivos, muertos, o al menos los había tenido? En ese caso, ¿Estarían buscándolo, ellos y, si tuviera, el resto de su familia?... Era desesperante, horrendo no tener recuerdos para saber bien quién rayos era realmente, cuál era su identidad, ni siquiera poder reconocer el rostro de las personas que le dieron la vida.
La frustración total. Pero aún así, siempre, en todo momento se mostraba tan calmado e intentando ser amigable, con esa sonrisa que si bien no era falsa, tampoco se veía del todo alegre. Solamente con esa expresión de intento de bienestar para no preocupar a los demás, siempre sumiso, siempre tímido. ¿Cómo habría sido cuando niño? ¿Sería realmente así su actitud?...

Se llevó una mano, la izquierda, con los dedos índice y medio a la marca que tenía en la mejilla, esa que recorría desde la ceja hasta el pómulo, y la tocó delicadamente. Esa marca tenía que significar algo...
Ladeó la cabeza repetidas veces y volvió a posar las manos sobre la camiseta -o lo que quedaba de ésta- intentando dejar de pensar en eso. No era momento para sus dudas existenciales, y mucho menos para lamentarse.

Escuchó que el picaporte se giraba y al momento alzó las afelpadas orejas, mirando repentinamente hacia el lado de la puerta. Vio poco después entrar a Salem, y rápidamente volvió la mirada hacia adelante, también en un intento por que ninguno de los dos se acomodara. Y luego, cuando el muchacho ya estaba sentado a su lado, pudo sentir sus dedos en aquella herida, la más extensa de todas, escociendo con el líquido de la boca del otro joven. Hizo una mueca de dolor y apenas suspiró audible, entrecerrando los ojos, nuevamente intentando sonreir tras la sanación.
-...Tu... Tu saliva lo demuestra.
Se atrevió a interrumpir, en voz muy baja, sin sonar agresivo, a penas pudiéndose oír. Pero luego alzó un poco más la voz.
-Pero no eres un... vampiro completamente, ¿Verdad?... No importa, Sa...Salem-san, no es el primer vampiro que veo.
Echó hacia atrás las orejas, su larga cola se enroscó por inercia en su pierna una vez más, apenas moviendo la punta. Volteó, solo lo suficiente para ver al pelinegro, y le sonrió con una mezcla de ternura y empatía, como para demostrar que todo estaba bien.


Última edición por Kiunay el Jue Oct 29, 2009 4:32 pm, editado 1 vez

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: eh...pues...esto...esta e-es n-nuestra casa...*blush* (Kiunay )

Mensaje por Salem el Jue Oct 29, 2009 4:30 pm

-...Tu... Tu saliva lo demuestra.

Se atrevió a interrumpir, en voz muy baja, sin sonar agresivo, a penas pudiéndose oír. Pero luego alzó un poco más la voz.

-Pero no eres un... vampiro completamente, ¿Verdad?... No importa, Sa...Salem-san, no es el primer vampiro que veo.

Salem vio su sonrisa y se tranquilizo un poco, porque cuando Kiunay dijo que su saliva lo demostraba, pensaba que iba apartarse de el, y a soltar despectivamente ¡vampiro!, una actitud que le recordaba a si mismo. Pero el neko no lo había hecho, es más, le acababa de decir que no le importaba. Salem le miro a los ojos, esta vez sin apartar la mirada e intento sonreír.

-Gracias... - musito - ¿D-de veras que no te importa? No, s-soy un vampiro. Solo medio vampiro, pero aún así.... - agacho un poco la cabeza, consiguiendo esconder su sonrojo con la cortina de pelo de su flequillo.

''Aún así tengo sangre vampira'' termino para sus adentros. Últimamente tenía ese pensamiento demasiadas veces en la cabeza, y unas cuantas en los labios. La culpa la tenían aquellas extraordinarias situaciones por las cuales en las ultimas semanas, había estado conociendo gente, interactuando con ella, e incluso trayendola a su hogar. Comenzaba a experimentar un montón de cosas que nunca antes había experimentado, sentido y conocido. Por eso quizás todo se sentía tan diferente, incluido el mismo, y por ello necesitaba imperiosamente que aquellos que comenzaban a ser parte de su vida, como Kiunay, fuesen capaces de aceptarle tal y como era. El los había aceptado a todos tal cual, y aunque no esperaba el mismo trato, rara vez esperaba cosas amables de los demás, al menos quería tener la esperanza de que alguna vez le retribuyeran el sentimiento. Hasta la fecha parecía que todos le habían aceptado tal cual, con sus fobias, sus rarezas, y sus ademanes extraños. Sólo el nunca se acababa de aceptar del todo, siempre existía un ''pero''....un ''y si''....y un ''no'', un ''nunca'' y un ''tal vez''.

Salem meneo la cabeza, para ahuyentar cualquier pensamiento negativo ( se había estado diciendo a si mismo que debía de pensar todo el tiempo en positivo; aunque ello no era fácil ) y abrió el botiquín que llevaba, sacando algunas gasas. Estaba pensando en mojarlas con su saliva, y aplicarlas sobre las heridas de Kiunay, pero no sabía que efecto iban a surtir. Se descalzo, se subió a la cama de rodillas, y se puso detrás de Kiunay.

-Haber, inclinate un poco.....por favor – añadió después atropelladamente, quería evitar a toda costa que Kiunay pensara que le estaba ''mandando'' u ''ordenando'' cualquier cosa. No, no quería que su relación fuese así. Para él, el neko era un igual.
avatar
Salem

Cantidad de envíos : 29
Fecha de inscripción : 29/10/2009
Edad : 32

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: eh...pues...esto...esta e-es n-nuestra casa...*blush* (Kiunay )

Mensaje por Invitado el Jue Oct 29, 2009 4:32 pm

Ante las primeras palabras del híbrido, solamente sonreía. Una mueca de semi-felicidad muy pequeña, pero al fin y al cabo, una sonrisita.
-¿Porqué habría de importarme? No tiene nada de malo, ninguna especie o raza lo tiene... Después de todo, cada quien es como es por su propio criterio y desición... No creo que... que la raza influya en algo. T-Tu eres muy amable, Salem-san, y no soy ese tipo de personas pre...prejuiciosas.
Se explicó; o al menos intentó hacerlo de la manera más entendible posible, a pesar de que él no fuera un individuo de habla fácil en realidad, no mientras aún no hubiera plena confianza entre su interlocutor y él.

Sus palabras eran ciertas. En realidad no sabía exactamente si antes de perder la memoria era o no un prejuicioso o un racista, pero al fín y al cabo lo que realmente importaba era el ahora. A partir de ese momento intentaría ser la mejor persona, ya que había perdido la educación que quién sabe si había sido buena o mala, y ahora podía elegir cómo comportarse sin tener las marcas del pasado que todos poseen, y que influyen en su actual forma de ser. Ahora podría re-educarse, él solo y a su gusto, en su caso, intentando guiarse por el mejor camino de la amabilidad y demás valores positivos.

Luego de oír la indicación, no tardó en inclinarse hacia adelante. De inmediato su atigrada cola se desenroscó de la pierna y una vez más empezó a blandirse y mecerse de un lado a otro a la vez que mantenía las orejas tan afelpadas un tanto inclinadas hacia atrás, aunque intentaba que ésto no interfiriera en la labor de Salem.
-N-No te preocupes por si me duele, p-por favor... Estaré bien.
Susurró, anticipandose a el comienzo de la 'curación'. No deseaba que el moreno se preocupara por él en lo absoluto. A demás, con menos cuidado, eso terminaría mucho más rápido.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: eh...pues...esto...esta e-es n-nuestra casa...*blush* (Kiunay )

Mensaje por Salem el Jue Oct 29, 2009 4:34 pm

Las palabras de Kiunay habían sonado vacilantes, pero auténticas, y sinceras, y si había algo que Salem creía importante, era el decir siempre la verdad. Y nunca retractarse de sus opiniones, sentimientos, pensamientos y palabras, excepto aquellos casos en que estuviera equivocado. Comenzaba a apreciar a Kiunay, y pensaba que si después de curarle se encontraba con fuerzas, le gustaría que le contase cosas de si mismo y de su vida, bueno, siempre que Kiunay quisiese contarlas. Había solo un punto que no le había gustado de lo que el neko le había dicho, y era el hecho de haberle llamado ''Salem-san''.

-Llamame Salem, solo Salem, sin el san – musito mientras miraba absorto las heridas de la espalda de Kiunay. Las miraba porque eran profundas, porque sabían que debían de ser excepcionalmente dolorosas, y porque salía sangre de ellas. Por suerte, desde su encuentro con Jacob, Salem había estado aprendiendo a controlar tanto su hambre, como su fascinación por la sangre. Hasta el momento casi ni había podido comprobar sus logros, pero ahora, ante las heridas de Kiunay, se sentía orgulloso de no sentir más que empatia, y de tener su hambre y su ''otro yo'', por decirlo de alguna forma, dormidos en su interior, enroscados ambos en alguna parte oscura que no había reaccionado a la sangre del gato.

-N-No te preocupes por si me duele, p-por favor...Estaré bien.

Ante sus palabras, Salem frunció levemente el ceño. No, el no quería hacerle daño a Kiunay, y de hacérselo, iba a intentar que este fuera lo menos molesto y doloroso posible. Mojo una de las gasas con su saliva, y la aplico con cuidado sobre la espalda de Kiunay. Sucedió lo que esperaba. La gasa había absorbido su saliva con rapidez, y a penas surtía efecto sobre la piel del gato. Salem suspiro frustrado, dándose cuenta de que solo existía una manera de curar a Kiunay utilizando su saliva. Tendría que....bueno...tendría que lamerle las heridas. Se puso rojisimo, agradeciendo que Kiunay no pudiese ver su rubor.

-E-esto p-puede q-que te resulte d-desagradable – se trabo con casi todas la palabras que iba a decir, y después se inclino sobre la espalda de Kiunay, y comenzó a lamer sus heridas, sin atreverse a pensar que esa acción y esa actitud en un contexto muy diferente, podría dar lugar a un enorme malentendido.
avatar
Salem

Cantidad de envíos : 29
Fecha de inscripción : 29/10/2009
Edad : 32

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: eh...pues...esto...esta e-es n-nuestra casa...*blush* (Kiunay )

Mensaje por Invitado el Jue Oct 29, 2009 4:35 pm

-Llamame Salem, solo Salem, sin el san.
Al oírlo, Kiunay solamente se limitó a asentir con la cabeza, sin atreverse a murmurar nada. Pensaba llamar así al híbrido, no solo porque fuera su amo ahora, si no también por respeto. Sin embargo, también se alegraba muchísimo el poder llamarlo por su nombre a secas... Salem, que bonito.

Pronto, al notar que estaba pensando en quien estaba detrás suyo, un fuerte rubor se presentó en sus ya no tan pálidas mejillas, y bajó un poco las orejas. A veces se ponía a pensar en muchas cosas distintas casi simultaneamente, distrayéndose y divagando en pensamientos a veces significativos y otros bastante tontos o irrelevantes. Pero ésta vez estaba pensando en Salem, en la persona que lo estaba tratando tan bien y tan amablemente, cuidando y viendo como a un igual. Eso lo alegraba, y le hacía sentir ganas de conocerlo más y más, formar una amistad con él y poder convivir amenamente a su lado, sin desconfianza ni dudas.
Esos eran sus deseos por el momento, simples a primera vista, pero realmente significativos para el neko.

...Al oir las últimas palabras solamente soltó un pequeño suspiro, preparándose para cualquier tipo de dolor, apretando un poco las manos que mantenía sobre su regazo.
Cuando sintió la lengua del otro recorriendo aquellas heridas tan profundas y dolorosas, dió un respingo, pero se contuvo para que no fuera demasiado fuerte y el otro pudiera continuar con su labor. Cerró los ojos con fuerza y se mordió la lengua para evitar quejarse, ya que eso en verdad dolía. Sentir las heridas cerrandose inmediatamente no era para nada placentero, picaba, escocía y ardía demasiado como para poder evitar soltar algunos tenues gemidos de dolor.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: eh...pues...esto...esta e-es n-nuestra casa...*blush* (Kiunay )

Mensaje por Salem el Jue Oct 29, 2009 4:38 pm

-¡Lo siento!

Por supuesto que había notado como el cuerpo de Kiunay se tensaba y su incomodidad por como le estaba curando, pero o era eso o hacerlo de una manera todavía más dolorosa e incomoda. Lo único que le alegraba es que después de aquello tendría las heridas curadas y ya no le dolerían. Siguió con lo que estaba haciendo intentando concentrarse en otra cosa que no fuera en el hecho de que estaba lamiendo la piel de Kiunay. De acuerdo que aquello era de lo más inocente debido a la naturaleza de la acción, pero aún así era sencillamente demasiado perturbador para el. No podía evitar el sentirse así, era más fuerte que el. No había tenido casi contacto físico con nadie, de ningún tipo, y últimamente se tenía que estar acostumbrando a los abrazos ( Adrik parecía haberla tomado con el y con sus sonrojos cuando le abrazaba ) a las muestras de cariño e incluso a que intentasen reconfortarle a través del contacto físico. Y en todas las ocasiones el hecho en si había sido perturbador, vergonzoso ( aunque no siempre ) pero rara vez incomodo. Y bien mirado ahora tampoco lo era, excepto porque era una forma de contacto físico demasiado intima para el gusto de su natural vergüenza y hermetismo.

Probablemente más de uno le habría dicho que ya podían decir que ambos estaban en confianza. Después de todo Salem le estaba lamiendo las heridas de la espalda y no se conocían más allá de un par de horas, quizás incluso menos. ¿Sería igual de vergonzoso para Kiunay? Casí que prefería desconocer la respuesta.

Entre una cosa y otra llego al punto en que sólo quedaba una parte de la espalda de Kiunay por tratar. Había intentado que todo fuese lo más llevadero posible para el pobre gato, pero dudaba de que lo hubiese logrado.

-Lo siento.... - musitó – siento haberte dañado, p-pero era necesario – se explicó - ¿Lo entiendes? ¿verdad?

Salem suspiró. Cogió una gasa y la pasó por la espalda de Kiunay quitando los restos de sangre y de saliva de su piel.

-¿Q-quien te hizo esto? - preguntó en voz baja – e-es inhumano...
avatar
Salem

Cantidad de envíos : 29
Fecha de inscripción : 29/10/2009
Edad : 32

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: eh...pues...esto...esta e-es n-nuestra casa...*blush* (Kiunay )

Mensaje por Invitado el Jue Oct 29, 2009 4:39 pm

Tras minutos realmente tortuosos en los que había tenido que soportar todo aquel dolor sin rechistar ni quejarse, apenas consolándose a si mismo pensando en que luego de eso ya todo estaría bien, suspiró, ladeando un tanto la cabeza, con las orejas inclinadas hacia atrás. Finalmente restauró su sonrisilla dibujada en su pálido rostro, aunque no pudo evitar que se notara un poco de humedad en sus ojos y pestañas. Sin convertirse aún en lágrimas, pero a punto de salir y rodar por sus mejillas sonrojadas.

Observó al individuo que tenía tras el, fascinado por su amabilidad y casi enternecido. Su cola, nuevamente comenzó a danzar de un lado a otro, de vez en cuando rozando con la afelpada punta de ésta el abdomen ajeno.
-Si... L-Lo... lo entiendo. -Susurró, apenas con un hilo de voz, sonriendo más para el otro que para sí mismo- ...Gracias, en verdad... te lo agradezco. No dolió tanto, he.. he pasado peores momentos.

Volviendo a girar el rostro y mirar hacia adelante, permitió a Salem pasarle la gasa sobre donde antes estaban las heridas. Aún sentía esa molesta sensación del escozor por toda la espalda, pero su expresión demostraba lo contrario. No parecía estar adolorido ni nada, solamente mantenía una expresión que, si bien dejaba ver melancolía, era sumamente tranquila.
Sin mirar a su salvador, bajando las orejas una vez más pero sin terminar de mecer la cola de aquí para allá, procedió a murmurar como respuesta a la pregunta final.
-...En el barco. -Dijo con calma, sin demostrar en su tono de voz tristeza ni nada parecido. Simplemente, hablaba muy bajito, apenas como para que Salem, que estaba bastante cercano a él, lo pudiera oír a medias- ...Pero... no importa, ya ha pasado, y ahora estoy bien, gracias a ti.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: eh...pues...esto...esta e-es n-nuestra casa...*blush* (Kiunay )

Mensaje por Salem el Jue Oct 29, 2009 4:40 pm

Así que como a muchos otros, a Kiunay también le habían traído por mar a la isla. Se entristeció por su suerte, preguntándose de donde vendría, si tenía familia fuera de la isla, como era su vida antes y cual era el motivo por el que había venido a caer allí. Salem conocía historias verdaderamente escabrosas y horribles sobre como habían llegado a parar a la isla algunos de los esclavos. Se enteraba de ellas por boca de su jefe; este nunca se callaba nada, y estaba todo el rato que pasaba en la tienda, hablando y hablando sin parar, contándole hechos, sucesos y anécdotas, que no le importaban ni lo más mínimo. Algunas de las cosas que había oído eran verdaderamente terribles; padres que habían vendido a sus hijos a sabiendas de lo que les iba a pasar, gente engañada con la promesa de un futuro mejor, secuestros y muchas otras cosas más. Y luego la vida en la isla. No era fácil para nadie, aunque claro, los vampiros de alto standing si que vivían bien. Los demás se tenían que buscar la vida ellos mismos. Salem había visto tantas injusticias que ya estaba en un punto en que no podía más, en aborrecía todo el sistema creado en aquel sitio, y la forma en que todo prevalecía sin que nadie hiciese nada por evitarlo.

Puso una mano en la espalda de Kiunay, donde antes estaban las heridas y suspiro.

-Este lugar es malo – trago saliva – e-esta podrido – explico, aunque probablemente el neko se habría dado cuenta por si sólo de donde había ido a caer.

Salem se dejo caer en la cama, detrás de Kiunay, y observo el techo con el ceño levemente fruncido.

-P-por desgracia te acostumbras p-pronto a vivir aquí...y luego....luego te das cuenta de que no podrías vivir en otro sitio – observo al gato un momento y luego cambio de tema buscamente - ¿quieres comer? ¿bañarte? ¿alguna otra cosa?
avatar
Salem

Cantidad de envíos : 29
Fecha de inscripción : 29/10/2009
Edad : 32

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: eh...pues...esto...esta e-es n-nuestra casa...*blush* (Kiunay )

Mensaje por Invitado el Jue Oct 29, 2009 4:42 pm

Al sentir la mano en la espalda, apenas sonrió, sabiendo que el otro no podía ver su expresión de tranquilidad. Su cola quedó quieta y alzó un poco las orejas, y al oír las primeras palabras del pelioscuro, puso los pies sobre la cama y se abrazó las rodillas, poniendo el mentón entre éstas, mirando hacia el frente aún dándole la espalda al híbrido.
-Aún así... -Comenzó a decir en voz muy, muy bajita, con las afelpadas orejas erguidas sobre la cabeza de hebras blanquecinas y alborotadas. -...He visto que no todos son malos aquí. Tú no lo eres, y de seguro tampoco lo son muchos otros. Tampoco creo que todos los vampiros sean malvados, solamente... creo que debe haber mucha gente buena. Al menos eso deseo suponer.

Dejó escapar un suspiro, uno de calma. Se sentía mucho mejor sin esas heridas que escocían, aunque aún le dolían algunas otras partes del cuerpo a causa de golpes o moretones. Pero dejaría que eso pasara con el tiempo, ya no quería quejarse por nada ni molestar más a su anfitrión que tan bien lo estaba tratando.

Escuchó luego las otras preguntas de su acompañante, al momento en que volvía a girar las piernas y ladeaba un poco el cuerpo, poniendo las manos sobre el colchón, y finalmente mirando hacia donde estaba el otro, con su sonrisa amable y apacible.
-Me encantaría bañarme, por favor.
Pidió susurrante, sonrojandose un poco y llevandose una mano a la nuca, riendo un tanto nervioso e infantil.
-Por raro que suene, me encanta el agua.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: eh...pues...esto...esta e-es n-nuestra casa...*blush* (Kiunay )

Mensaje por Salem el Jue Oct 29, 2009 4:43 pm

-Aún así... -Comenzó a decir en voz muy, muy bajita, con las afelpadas orejas erguidas sobre la cabeza de hebras blanquecinas y alborotadas. -...He visto que no todos son malos aquí. Tú no lo eres, y de seguro tampoco lo son muchos otros. Tampoco creo que todos los vampiros sean malvados, solamente... creo que debe haber mucha gente buena. Al menos eso deseo suponer.

Tenía que reconocer que sí, que también había gente muy buena, y vampiros que no eran del todo malos. Un ejemplo clave lo tenía en Jacob.....bueno, no era el ejemplo perfecto ni el mejor de ellos, pero su caso era muy especial. Jacob intentaba cambiar, anteponerse a su naturaleza virulenta y cruel, y aunque Salem sabía que había ocasiones en que no lo lograba, su ''mentor'', por así decirlo, tenía un buen motivo para intentar cambiar su forma de vivir y de ver la vida. El mejor motivo de todos. Pero de momento no se lo iba a contar a Kiunay, esperaría un tiempo prudencial, y quizás algún día de estos podría presentarle a Jaytez, de la misma forma en que tenía pensado presentarle algún día a Adrik. Dos caras de una misma moneda. La voz de Kiunay le hizo salir de su pequeña abstracción, estaba girado hacia el, con las manos puestas sobre la cama.

-Me encantaría bañarme, por favor.

Pidió susurrante, sonrojándose un poco y llevándose una mano a la nuca, riendo un tanto nervioso e infantil.

-Por raro que suene, me encanta el agua

-Pues ya somos dos – respondió casi sin pensarlo. Se sonrojo un poco pero ya no bajo tanto la cabeza, comenzaba a encontrarse verdaderamente a gusto con Kiunay, quizás porque entreveía que se parecían un poco ( o puede que mucho ) y que con el tiempo tendrían una buena relación. Se incorporo sobre los antebrazos y miro al gato esbozando de nuevo aquella débil mueca que intentaba parecer una sonrisa.

-E-espero que sepas que n-no me veo como tu amo – musito – para m-mi eres un i-igual. Pague por tu libertad. N-no por tu s-sometimiento.

Ahora si bajo la cabeza, pero después, en un inusual gesto de su parte, y porque sentía que quería hacerlo, y Adrik le había malacostumbrado a ello, se hecho sobre Kiunay; le dió un frágil y corto abrazo, y después escapo corriendo y abochornado hacía el cuarto de baño para llenar la bañera con agua caliente. Por el camino reparó en que mas tarde tendrían que salir a comprarle ropa a Kiunay. Dudaba mucho que sus prendas se ajustaran a la altura del gato.
avatar
Salem

Cantidad de envíos : 29
Fecha de inscripción : 29/10/2009
Edad : 32

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: eh...pues...esto...esta e-es n-nuestra casa...*blush* (Kiunay )

Mensaje por Invitado el Jue Oct 29, 2009 4:44 pm

-De igual manera... -Empezó a murmurar en voz baja, con tono tenue y dulce, inclinando las orejas hacia atrás y todavía mirando al otro.- ...Siento... Siento que te debo mucho, y quiero pagartelo d-de alguna manera. De-Deseo serte de ayuda o utilidad, por favor. ¿Me dejarías?
Pidió sonrojado, aunque manteniendo un semblante calmo y ameno. Y no solo decía aquello por que quería quedar a mano o algo así con el pelinegro. Simplemente gustaba de ser útil o servir para algo, y como aquel chico le había agradado mucho y quería pasar más tiempo con él, para conocerlo, ser amigos o... lo que el destino les impusiera, era la oportunidad perfecta. Así los dos salían ganando, ¿No?.

En verdad no esperaba aquel abrazo. Él pensaba, más bien, que Salem continuaría con aquella timidez que lo hacía ver tan... tierno e interezante. Aún así, a Kiunay no le importaba si había más o menos contacto entre ellos o de qué tipo era éste, igual el híbrido continuaría agradándole, seguramente más y más a medida que pasara el tiempo.
Recibió el abrazo y lo correspondió, rodeando al joven con los brazos afectuosamente, aunque de igual manera con bastante timidez. ¡Que tibio se sentía! Era una sensación sumamente acogedora; algo realmente bonito e inesperado. Su primer abrazo en... el tiempo que podía recordar, el cual no era demasiado.
Vio como el otro "huía" de entre sus brazos, con una pequeña sonrisilla animosa y apacible, volviendo a girarse para quedar sentado en el borde de la cama, viendo hacia el frente, en dirección hacia el baño. De esa manera podía ver lo que Salem hacía, sin cambiar aquella expresión.

Volvió a tomar la, ahora inservible, camiseta ensangrentada, rota y húmeda entre las manos, y mientras la observaba, con cierta melancolía, dijo al pelinegro, alzando un poco la voz para que éste lo escuchara, ya que estaban bastante distanciados.
-¿Qui-Quieres bañarte tu primero? No tengo p-problema en esperar, a demás... je, es t-tu casa.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: eh...pues...esto...esta e-es n-nuestra casa...*blush* (Kiunay )

Mensaje por Salem el Jue Oct 29, 2009 4:45 pm

Aún estaba bastante abochornado por el abrazo. Le costaba un mundo hacerse a la idea de que comenzaba a sentir agradable el contacto físico con otras personas. Antes lo evitaba y le temía, pero ahora, había comenzado a encontrarlo reconfortante, y en cierta forma necesario, como una especie de tabla de salvación. Había escuchado en alguna ocasión que ''el roce hace el cariño'', y que también la mejor forma de expresar tu cariño por alguien era físicamente, y estaba completamente convencido de que empezaba a encariñarse con Kiunay. No era difícil, porque aparentemente, no había nada desagradable o malo en el neko, y emanaba de el tranquilidad y amabilidad. Y eso le gustaba.

-No – respondió desde el cuarto de baño, mientras llenaba la bañera con agua caliente y buscaba unas toallas y el jabón – No te preocupes, me bañare después.....además, e-esta también e-es ahora tu casa.

Ahora, porque antes Kiunay habría tenido otra casa en otra parte. Una casa donde le estaría esperando una familia preocupada por su paradero y su estado.....Salem suspiro, la misma historia una y otra y otra vez, en un eterno ciclo sin final alguno. Dejo que el agua corriera libremente por la bañera mientras doblaba una toalla en el borde y buscaba el champú. Una vez lo hubo preparado todo, volvió de nuevo a la habitación.

-El baño esta listo – anunció, pero antes de nada, se acuclillo frente al neko, con la cabeza gacha y la mirada perdida en el suelo – Kiu....¿T-tienes familia? - no sabía si hacía lo correcto al preguntar, pero tenía una sana curiosidad por el gato, y en cierta forma esperaba poder ayudarle a sobrellevar el peso de la perdida de su antigua vida, aunque sabía que para esas cosas no era el más adecuado. No tenía experiencia en consolar a la gente; Adrik siempre lo consolaba a el y no al revés, y además era malo interactuando con otras personas. Probablemente la frase que estaba buscando fuera ''negado social'', que le venía como anillo al dedo.
avatar
Salem

Cantidad de envíos : 29
Fecha de inscripción : 29/10/2009
Edad : 32

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: eh...pues...esto...esta e-es n-nuestra casa...*blush* (Kiunay )

Mensaje por Invitado el Jue Oct 29, 2009 4:46 pm

Lo miraba desde lejos, con las orejas bajas y su expresión calma, observando como preparaba todo para poder acearse de una vez por todas, cosa que le vendría increíblemente bien. Le gustaba mucho estar limpio, con aroma a perfume y esas cosas. Gracias al cielo que no había "heredado" ese temor gatuno al agua.
Cuando el otro negó, no quiso discutir. Si Salem lo decía, pues bueno, se bañaría él primero, cosa que en realidad no le molestaba. Mientras más pronto pudiera quitarse el aroma a su propia sangre mejor. Lo vió regresar sin decir nada, con los ojos entrecerrados, y observó como el híbrido se acuclillaba frente a él, moviendo de un lado a otro la cola en un suave vaivén.
Le sorprendió un poco la pregunta, pero no mostró disgusto, simplemente sonrió levemente, cerrando los ojos con las manos aún apoyadas sobre la cama.
-No lo sé. -Respondió con simpleza y un notable dejo de desinterés, negando suavemente con la cabeza. En realidad por dentro le dolía mucho el no poder recordar nada, no tener nada para contar ni para reírse de ello, ninguna aventura o algo gracioso. Nada, todo en blanco, que por más que se esforzara no podía acordarse... Era frustrante, mas no lo demostraba.

Luego de decir aquello se puso de pie, dando dos pasos hacia el baño, con una imperceptible sonrisa amable ya común en él. Pero dejó de caminar allí y ladeo un poco la cabeza para observar de reojo a Salem.
-...No recuerdo nada.
Terminó por decir mientras entraba al baño y cerraba silenciosamente la puerta. De inmediato, al estar dentro su sonrisa se borró y bajó la mirada junto con sus orejas, dejando de mover la cola, quedándose por un momento tras la puerta, pensativo, sintiéndo una mezcla de sentimientos que, sinceramente, le desagradaban. Por un lado se sentía afortunado al haber sido rescatado por una persona como Salem, pero por el otro se sentía miserable, por no tener nada para contarle y porque sus palabras habían parecido una tonta excusa para evitar hablar del tema.

Negó con la cabeza con un dejo de tristeza, se quitó el pantalón y el resto de la ropa y dejó todo tirado a un lado, ya que no le importaba si se "arruinaba"... de todas maneras ya estaba hecha pedazos. Fue con cuidado y, tras un suspiro, se metió en la bañera, soltando un suave quejido al introducirse completamente en el cálido agua, y sumergiéndose hasta los hombros.
Aún tenía algunas heridas en las piernas o en lo más bajo de la espalda, que no se había atrevido a mencionarle a Salem que tenía.
Sin embargo, al ladear la cabeza, notó como entre el pequeño enredo de ropa algo más se movía, algo pequeño. "¿Un ratón?" Fue lo primero que pensó, pero ¿Cómo rayos había terminado un ratón entre su ropa?... Con la ceja arqueada, y empujado por la curiosidad, inmediatamente se levantó de la bañera chorreando agua y casi olvidándose del hecho de que estaba mojandolo todo se acercó a la ropa. Con cuidado estiró una mano, tomando de un extremo el pantalón y levantandolo lentamente, agachandose un poco para ver qué había metido allí. De uno de sus bolsillos, un pequeño pajarito blanco y de aspecto adorable, más que con plumas con algo como afelpados cabellos muy finos, salió volando hacia él, repitiendo algo como "Piu Piu" a cada momento. Kiunay pegó un respingo y soltando la ropa se hizo hacia atrás con rapidez, habiendo olvidado que el suelo estaba mojado, patinándose con éste y callendo hacia atrás llendo a parar hasta dentro de la bañera habiendo hecho un ruidoso "Splaash" al chocar contra el agua, sentándose dolorosamente su cola, y lanzando un gemido de dolor muy ruidoso, de paso tirando todos los tarros de shampoo dentro del agua y haciendo así una mezcla de penetrantes aromas que lo asqueaban. Mientras tanto, el ave seguía revoloteando sobre Kiunay, quien se sobaba repetidas veces la cola, adolorido y con la otra mano en tapándose la boca y la narís, dentro del agua con los pies hacia afuera de la bañera y tapado hasta el cuello.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: eh...pues...esto...esta e-es n-nuestra casa...*blush* (Kiunay )

Mensaje por Salem el Jue Oct 29, 2009 4:47 pm

Salem se quedó estupefacto con la respuesta de Kiunay. De inmediato le embargó una enorme tristeza por lo que el neko acababa de confesarle. Olvidar, y no conocer, o no saber, era peor todavía que recordar, conocer y saber. Se quedó en la misma posición, acuclillado ante la cama, incluso cuando Kiunay hubo abandonado la habitación, con aquella expresión en el rostro. Lo oyó cerrar la puerta tras de sí al entrar en el baño. Ese sonido le ayudo a reaccionar, y tras ponerse de pie, decidió que era mejor mantener ocupado con cualquier cosa, así como a su vez era preferible mantener ocupado a Kiunay para evitar que se sintiera solo o triste. Se froto la cara con una mano, y fue hasta el armario en busca de cualquier prenda de ropa que pudiese servirle al neko, aunque iba a ser complicado. No solo Salem era más delgado que el gato, había que tener en cuenta que Kiunay medía unos cinco centímetros más, y lamentablemente cinco centímetros, eran cinco centímetros. Revolvió el armario de arriba a abajo hasta encontrar un jersey negro que a el siempre le había venido grande, y unos pantalones del mismo color con los que ocurría igual. Esperaba que a Kiunay no le sentaran del todo mal.

Estaba doblando la ropa sobre su regazo, todavía con el semblante pensativo y la cabeza en otra parte, cuando escuchó un terrible estruendo en el cuarto de baño, seguido del ruido que haría algo grande y pesado al caer en un recipiente lleno de agua. En este caso presumiblemente la bañera. Soltó la ropa en el suelo, y salió corriendo temeroso de que algo malo le hubiese sucedido a Kiunay. Se paró delante de la puerta y antes de girar el pomo aviso al neko de que iba a entrar.

-¡Kiunay! v-voy a entrar ¿vale?

Dentro se encontró con una escena caótica y difícil de entender. Kiunay parecía haberse caído dentro de la bañera, todo estaba mojado, se habían caído una serie de enseres de baño al suelo y dentro de la bañera. En el suelo, sobre el revoltijo de ropas rotas de Kiunay había una pequeña bolita de pelusa que no paraba de repetir ''piu piu'' y de intentar acercarse a Kiunay que todavía estaba medio caído dentro de la bañera.

-¡Kiunay! - se abalanzó sobre la bañera, olvidándose del animalito, para ayudar al gato a salir del apuro, con tan mal tino que resbaló sobre el suelo mojado, y fue a golpearse con la bañera. Por suerte antes de perder el equilibrio y caer también dentro del agua, se recupero y suspiro aliviado. Menuda estampa estaba dando los dos.....no, perdón, ahora parecía que eran dos y medio.
avatar
Salem

Cantidad de envíos : 29
Fecha de inscripción : 29/10/2009
Edad : 32

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: eh...pues...esto...esta e-es n-nuestra casa...*blush* (Kiunay )

Mensaje por Invitado el Jue Oct 29, 2009 4:48 pm

Ante el aviso, negó repetidas veces con la cabeza, aunque sin decir nada como si tratara de evitar que Salem entrara diciéndoselo con telepatía o algo así. Es que la voz no le salía, estaba demasiado exaltado como para pensar en todo lo que ocurría en ese momento.
Continuó sobandose el comienzo de la cola con una mano, casi en la parte del coxis mientras se quitaba la otra para intentar levantarse. Sin embargo, cuando el pelinegro entró y se patinó con el agua dio un respingo retrocediendo, pensando que el otro caería al agua, soltándose del borde y hundiéndose todavía más quedando tapado hasta el labio inferior. Tal cercanía con el agua perfumada y por haberse quitado la mano del rostro, provocó que al respirar le diera un ataque de estornudos causado por el fuerte aroma que penetraba en sus fosas nazales.

-¡S-Sal... ¡SCHÚ! -len!
Exclamó con un cómico estornudo de por medio, intentando una vez más ponerse de pie, ahora lográndolo, aunque había olvidado un pequeño detalle...: Estaba desnudo.
Sin tomar en cuenta lo último, dio un paso para salir de la bañera y así sacó el otro pie, volviendo a quedar de pie afuera y chorreando agua. Aunque automáticamente retrocedió al ver a aquel extraño animalito, quedando al lado de Salem.
No tardó en darse cuenta, al ladear la cabeza, del desastre que solo él y su miedo habían causado en el cuarto del baño. Inmediatamente se sintió demasiado culpable como para concentrarse en el ave que, a pesar de todo, aún repetía su onomatopeya.

Bajó las orejas y con la cola levamente ladeada hacia un costado -debido al golpe que no dejaba de doler- y miró al pelinegro con una terrible tristeza y cargo de conciencia a los ojos, sonrojandose y con algunas apenas visibles lágrimas en los ojos, causadas por la serie de acontecimientos que lo hacían sentir perturbado y muy triste al haber arruinado todo.
-S-Salem, lo... lo siento tanto, n-no quería tirar tus cosas, y yo se-secaré el baño, también pagaré los shampoos de alguna manera... Y-Yo lo si..siento.
Apenas pudo alcanzar a decir, conteniendo las lágrimas que querían escapar de entre sus ojos carmesí.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: eh...pues...esto...esta e-es n-nuestra casa...*blush* (Kiunay )

Mensaje por Salem el Jue Oct 29, 2009 4:49 pm

La cara de Salem se puso púrpura cuando Kiunay se levanto de la bañera totalmente desnudo, y no era para menos; era la primera vez que veía el cuerpo de otro desnudo…..aparto la mirada con rapidez, agachando la cabeza, y dejando que todo el pelo de su largo flequillo ocultara su cara roja de la vergüenza. Sentía que no solo le ardían las mejillas, sino que también las orejas y parte del cuello. Jamás se había puesto así de rojo en su vida……por el momento.

-S-Salem, lo... lo siento tanto, n-no quería tirar tus cosas, y yo se-secaré el baño, también pagaré los shampoos de alguna manera... Y-Yo lo si..siento

Como le daba un enorme apuro alzar la cabeza tan solo negó enérgicamente para darle a entender a Kiunay que nada de lo que había pasado tenía importancia. Intento abrir la boca, pero estaba demasiado avergonzado para decir nada, así que simplemente se puso a mirar a su alrededor visiblemente nervioso, hasta que localizo una toalla bien grande, y con los ojos clavados en el suelo, la estiro hacia Kiunay, sin alzar en ningún momento la cabeza, porque de hacerlo tendría que mirarle y…y…y… Kiunay estaba desnudo, y eso le ponía más nervioso que cabe y…..

-T-t-t tapate o-o-o vas a c-c-c-coger frío…. – se le trabo la lengua al tiempo que notaba que las manos le estaban temblando. Querría haberle dicho a Kiunay que no pasaba nada por haber tirado todo al suelo y por el agua, pero no era capaz. Al final, como el cobarde que era cuando la situación se le salía de las manos, prefirió huir.

-S-s-sera m-m-mejor que m-me v-v-vaya… - y simplemente salió corriendo del baño, cerrando la puerta a su espalda. Si no tenía que mirar a Kiunay todo sería más fácil. Se apoyo con la espalda sobre la puerta y suspiro pesadamente, después se cubrió la cara roja con las manos, y se giro de cara a la puerta.

-Kiu…. – llamó en voz baja – N-no pasa nada por lo del b-baño….t-tranquilo
avatar
Salem

Cantidad de envíos : 29
Fecha de inscripción : 29/10/2009
Edad : 32

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: eh...pues...esto...esta e-es n-nuestra casa...*blush* (Kiunay )

Mensaje por Invitado el Jue Oct 29, 2009 5:32 pm

Aún no estaba lo bastante lúcido y todavía su capacidad mental no alcanzaba como para asimilar todo aquello tan rápido y enfocarse en concentrarse en una cosa a la vez. Quería resolverlo todo al mismo tiempo; disculparse, vestirse, averiguar qué cosa era aquel extraño ave, limpiar el desastre y quién sabe cuantas cosas más... Pero había un terrible enredo de pensamientos en su mente que no le permitía hacer absolutamente nada.

Paralizado junto a Salem, lo miró tomar la toalla, y, cuando el otro dijo "Tápate", al fín se dio cuenta de lo que estaba ocurriendo y principalmente de que estaba desnudo.
Tomó la toalla con las manos igual o más temblorosas que las del pelinegro e inmediatamente se cubrió con ésta, con el rostro rojo como un maduro tomate, sintiendose la cosa más ridícula, insignificante e inservible del mundo.
Al estar ya semi cubierto estiró una mano para detener a Salem, aunque él ya había salido del baño a paso rápido y cerrado la puerta. Agobiado y entristecido miró a su al rededor, y luego al pájaro que al parecer, por un momento, había guardado silencio.
-Soy un inútil...
Solo pudo pensar, caminando tambaleante hasta la bañera y sentándose al borde de ésta. ¿Porqué... Porqué rayos tenía que arruinarlo todo?... De seguro Salem estaría muy enfadado, o eso pensaba Kiunay.

Alzó la cabeza cuando escuchó nuevamente la voz de su anfitrión, a la vez que sus mojadas orejas se erguían y se ponía de pie repentinamente. No sonrió, pues aún tenía el cargo de consciencia, pero aún así se sintió inmensamente mejor. Caminó hacia la puerta ignorando completamente al ave que solo se quedaba mirandolo fijamente, tomó el picaporte, lo giró y abrió la puerta con intenciones de salir. Pero se topó una vez más con Salem allí y se detuvo de inmediato, quedando a poquísimos centímetros del otro, bajando la mirada para encontrarse con las manos del otro cubriendole el rostro.
Sonrojado y temboloso alsó una mano con intenciones de -obviamente con delicadeza- retirar la ajena del rostro para así poder pedirle disculpas frente a frente, sin cobardía; pero no llegó a tocarlo y volvió a bajar la mano, y junto con ésta, su mirada.
-Lo... Lo arreglaré. -Aseguró, sin molestarse en retroceder. -P-Pero en verdad... ¿Me perdon-nas? No importa si estás e-enojado, n-no tiene nada de malo que... que lo digas; ti-tienes razones para estarlo, después de todo.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: eh...pues...esto...esta e-es n-nuestra casa...*blush* (Kiunay )

Mensaje por Salem el Jue Oct 29, 2009 5:34 pm

Como reaccionasen siempre así ante situaciones comprometidas ( esperaba que no se diesen muchas ) iba a ser un enorme problema para ambos; los dos tan dados a ponerse rojos como tomates, ambos balbuceando, tartamudeando, sin mirarse a los ojos, y pensando el uno del otro que iban a odiarse por pequeñas tonterias como lo que acababa de suceder en el baño. Aquella no era la idea de convivencia que había tenido Salem al traer a Kiunay a su casa. Las cosas no estaban resultando ser como tenía que ser.....oh, bueno, que no estaban saliendo como intuía Salem que tendrían que haber salido...o....o...bueno, en sus planes no entraba que a la primera de cambio Kiunay se sintiera culpable por algo que no había sido su culpa. No quería que se sintiera culpable por nada, ni siquiera por una tontería como aquella. Aquello no entraba en sus planes, bueno, la verdad es que nisiquiera tenía planes. Pagar por la libertad del neko había sido un acto sin premeditación, un impulso del que sabía no iba a rrepentirse nunca. Se preguntaba si las cosas siempre serían así, si iban a ser un duo de tomatitos maduros autoculpándose por tonterias todo el tiempo.

Enfadarse por algo tan tonto......¿Como iba a enfadarse por algo así? Salem alzó la cabeza, entreviendo entre sus pálidos dedos que Kiunay estaba cubierto por una toalla, aún así, seguía turbado por el resto de su desnudez, y eso podía verse en el pequeño pero intenso sonrojo instalado en sus mejillas, notaba que le ardían con extrema fuerza, como dos pequeñas brasas de fuego ardiendo.

-D-de verdad q-que no estoy en-enfadado. S-se limpia y listo....

Salem tragó saliva y se apartó las manos de la cara. Alzó la mirada, quedando desarmado de golpe por la expresión de pesar de Kiunay. Por su cabeza cruzó una imagen que no diferia demasiado de la real; Kiunay le parecía un gran cachorro. Los ojos aguados por las lagrimas y tristes, y las orejas caídas y apelmazadas por el agua, le recordaban a un cachorro de felino que acababa de ser regañado por alguna travesura hecha sin malicia. Tuvo que morderse los carrillos, porque aquel pensamiento estuvo a punto de pintarle en la cara una enorme sonrisa de diversión, que no de burla, que sin embargo no pudo evitar que si anidara en sus ojos, confiriendo un poco de brillo a la opacidad de su mirada. Abrió la boca para convidar a Kiunay a la cocina a comer algo y que así se le pasase aquella mueca compungida y triste, cuando se acordó de un pequeño detalle del que ambos parecían haberse olvidado por el momento....

-El pollito.
avatar
Salem

Cantidad de envíos : 29
Fecha de inscripción : 29/10/2009
Edad : 32

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: eh...pues...esto...esta e-es n-nuestra casa...*blush* (Kiunay )

Mensaje por Invitado el Jue Oct 29, 2009 5:35 pm

A pesar de que Salem no pareciera realmente molesto, de tanto convencerse a sí mismo de que seguramente sí lo estaria, no podía cambiar esa expresión triste y avergonzada. ¿Así y todo quería llevarse bien con su amo? Ya había hecho destrozos en su primer día de conocerlo, y no sabía si el pelinegro lo perdonaría de nuevo en caso de que ocurriera otro accidente como ese. No podía seguir siendo de esa manera, tan torpe, vergonzoso y problemático -pues así se veía él-... ¿Pero sería bueno pensar en cambiar su actitud? Dios, qué tal si terminaba siendo peor que en ese momento, o si se hacía rebelde o algo así. Tal vez sería mejor quedarse como estaba.

Al mover la atigrada cola la blandía más de un lado que del otro, pues la contusión había sido más fuerte de lo que pensaba y le causaba un gran dolor mecerla demasiado. Sus orejas permanecían bajas y por ellas se deslizaban gotas de agua que terminaban por caer al suelo, y su mirada carmesí apenas se levantaba despacio para ver al híbrido poco a poco. Su sonrojo aún estaba presente, y una pequeñísima sonrisa se dibujaba levemente en sus labios como para no parecer tan patético de lo que en el momento se veía.

Permaneció en silencio hasta que el otro habló, al momento en que abría los ojos de lado a lado y se giraba sobre sí en dirección al cuarto de baño, en donde todavía se encontraba el mullido animalito sobre la montaña de ropa rasgada.
Tragándose su temor por la criaturita, que si bien parecía pequeña para Kiunay se veía realmente amenazadora, caminó lentamente hacia el ave y se arrodilló aproximadamente a medio metro de éste, mirándole con curiosidad a la vez que el pajarito lo miraba también, en silencio.
-Eh.. Sa-Salem, esto estaba en mi ropa pero... -Antes de terminar su frase, la pequeña criatura dio un saltito y tras volar un poco a su al rededor se posó sobre el hombro del neko, quien a pesar de no defenderse ni espantarlo tragó saliva con nerviosismo. ¿Sería suyo pero lo había olvidado junto a todo su pasado?... Que dilema, si era su mascota en verdad, tendría que hacerse cargo de él, a pesar de que el pobre albino apenas podía consigo mismo. -...No recuerdo haberlo... puesto allí.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: eh...pues...esto...esta e-es n-nuestra casa...*blush* (Kiunay )

Mensaje por Salem el Jue Oct 29, 2009 5:36 pm

El pollito revoloteó casí a ras de suelo, y acabó en el hombro de Kiunay. Sus constantes ''piu-piu'' iban en una sola dirección: el neko. Por momentos parecía que quería llamar su atención solo por que sí, y otras veces Salem podría jurar que el pajarito intentaba reclamarle al gato su total falta de atención hasta el momento; era como sí intentase decirle ''eh, te has olvidado por completo de mí, tu amigo''. Para Salem estaba claro que aquel pollito debía de ser la mascota de Kyunai, sólo que el gato se había olvidado de el, como había olvidado todo lo demás a excepción de su nombre.

-Yo diría que sí, debe de ser tuyo.... - estuvó a punto de estirar la mano para tocar al animalito, pero no estaba seguro de que fuese muy buena idea, a lo mejor lo espantaba, y por otra parte el pajarillo podría picotearle la mano, y le daba verguenza admitir que sentía un poco de miedo delante de Kiunay. Si el pájaro era pequeño, aguantaba su presencia bastante bien, o al menos no se mantenía tan a la defensiva como cuando se trataba de un ave de mayor envergadura. Se avergonzaba de aquella debilidad....

Miro algo cohibido al neko percatándose de que Kyunai no había disfrutado de su baño, y que además la comida todavía no estaba hecha.

-S-si quieres termina de bañarte mientras yo hago algo de comer ¿va-vale?

Poco a poco, y sin darse cuenta, comenzaba a tomar la iniciativa en algunos asuntos dejando de lado su pasividad y la forma en la que siempre dejaba que fuesen los demás los que tomasen las decisiones por el.

-Kiunay - le llamó antes de alejarse hacia la cocina - no c-creo que vaya a en-enfadarme contigo nunca - musitó mientras agachaba la cabeza dejando caer el flequillo sobre su rostro para esconder el sonrojo producido por sus propias palabras. Después se alejo dándole intimidad a Kiunay.

Una vez en la cocina se puso manos a la obra. La noche anterior había hecho albóndigas, un montón ( había esperado que Adrik viniese a cenar, pero otra vez estaba desaparecido ) y todavía quedaban bastantes porciones, además de las natillas que había comprado. Era una suerte que dentro de su habitual mala pata, hubiese aprendido a cocinar por su cuenta y riesgo, aunque a veces se cortaba un poco en los dedos, o se quemaba o..... Busco una cazuela en el estante debajo del fregadero y se decidió por cocer algo de arroz, percatándose de que no le había preguntado a Kiunay si quería comer algo en especial, y además estaba la cuestión del pollito....¿de que se alimentaban esos animalitos? Frunció levemente el entrecejo preguntándose si entre el desorden reinante en su biblioteca encontraría algún tomo dedicado al cuidado de las aves.......
avatar
Salem

Cantidad de envíos : 29
Fecha de inscripción : 29/10/2009
Edad : 32

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: eh...pues...esto...esta e-es n-nuestra casa...*blush* (Kiunay )

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.